miércoles, 4 de abril de 2012

Las biofábricas de petróleo “in situ”.

En San Vicente de Raispeig, cerca de Alicante, España, desarrolla su actividad la primera biofábrica de petróleo: BFS (Bio Fuel Systems). Una planta industrial con 400 tubos de 8 metros de alto en los que crecen millones de microalgas fotosintéticas alimentadas fundamentalmente por el dióxido de carbono provisto por una cementera vecina.
En los 5 años de desarrollo del proceso se seleccionaron varias decenas de cepas microalgas pertenecientes a la familia de las clorofíceas. En los tubos se reproducen con rapidez, luego diariamente una parte de este líquido repleto de microalgas se extrae y filtra. La biomasa obtenida mediante tratamientos tipo pirólisis producen un líquido capaz de sustituir en un 100% el petróleo tradicional.
En una superficie de 1 hectárea se obtienen 5 barriles de petróleo por día. La producción necesaria de 90 millones de barriles diarios podría lograrse dentro 5 a 10 años en una superficie próxima a unos 100.000 kilómetros cuadrados con plantas distribuidas por todo el mundo, cerca de los centros de consumo, sin necesidad de costosos fletes y generando trabajo "in situ". Un biopetróleo renovable, obtenido por fotosíntesis, consumiendo grandes cantidades de dióxido de carbono y destinado a mantener el equilibrio necesario para el desarrollo sustentable. Un nuevo aporte a  la bioeconomía.

2 comentarios:

Maria beyond dijo...

Acaban de publicar en prensa una fábrica en Jeréz de la frontera gigantesca. 50 toneladas al año...

parece que las microalgas se empiezan a tomar en serio

josehf34 dijo...

Tengo entendido que por cada metro cubico de agua se pueden obtener 30kg diarios de biomasa de microalgas, que tan cierto es esto?